Envejece sin limitaciones

La “tercera edad” es considerada por especialistas una etapa en la que las personas deben reinventar sus hábitos de vida, por ejemplo: las formas de relacionarse (con su pareja, familia, o con la comunidad en general), retomar antiguos proyectos o iniciar otros e involucrarse en el aprendizaje de nuevas habilidades; es decir, no se trata de una etapa de declive, sino de una oportunidad para profundizar más en la realización personal, el entretenimiento y disfrute.

Lo anterior forma parte de envejecer dignamente, un proceso que muchos de nosotros deseamos, pero ¿cómo lograrlo? Aquí es donde prácticas de vida saludable, desde nuestra juventud se vuelven eje central.

Y es que, el “sentirte bien” no sólo implica adoptar rutinas sanas, sino mantener tu cuerpo en armonía. Si un adulto mayor tiene una buena condición física, se debe estimular su  preservación a través de rutinas deportivas o sociales que refuercen su sentido de bienestar.

Si una persona de la tercera edad vive en tu núcleo familiar, es importante que lo ayudes a contribuir a fortalecer estos hábitos y darle la autonomía que él o ella merece. Para hacerlo, Atún Dolores® Premium te comparte algunos consejos para adentrarse en esta etapa, con gran estilo.

  1. Aceptar nuestra edad, no implica “no divertirnos”. La depresión, ansiedad y dolencias físicas, pueden ser superadas al participar en actividades de nuestro agrado. Está comprobado que incorporarse a algunas actividades artísticas, culturales, deportivas o incluso de destreza, mejora el estado de ánimo y la motivación al mismo tiempo que disminuye riesgos de enfermedad.
  2. Disfruta en balance. Esto implica conocer nuestro cuerpo así como los requerimientos nutricionales que demanda el organismo en distintas etapas de la vida. Recuerda que a partir de los 50 años, la pérdida ósea se acelera; por lo tanto, una dieta rica en Vitamina D que apoye a la absorción de calcio en huesos y dientes para contribuir a vivir una vida más plena y sin limitantes. Entre las principales fuentes de esta sustancia se encuentran el huevo, derivados de lácteos y los pescados grasos; la ventresca de atún (proveniente del vientre de este pescado) se convierte en una opción ideal gracias a la consistencia suave que tiene y su sabor más fino y delicado.
  3. Fortaleza mental. Dentro de esta etapa es importante evitar el deterioro cognitivo. El consumo de Omega 3 se vuelve fundamental para poder fortalecer la memoria, el desarrollo de lenguaje y la visión. Sin duda, mariscos y pescados como el atún, son una fuente significativa de nutrientes entre lo que destacan ácidos grasos, vitaminas y minerales esenciales para contribuir a una buena nutrición en el adulto mayor.
  4. Nuevas tareas. El reto más importante será buscar de forma constante nuevos lugares y roles para las personas mayores, esto les permitirá encontrar retos y propósitos cada día.

En cada época, es necesario permear “un estilo de vida saludable”, el cual, no implica tener restricciones, sino hacer todo aquello que pueda ser positivo para la mente y el cuerpo; por lo tanto, comer lo mejor saludable posible y mantenernos ocupados permitirá que una persona comience la tercera edad, con una mentalidad fuerte para continuar activa.

Regresar