Nutrición para festejar a los niños todos los días

Una adecuada alimentación es fundamental para que los niños crezcan sanos y fuertes. Comer bien es clave para su crecimiento físico y desarrollo intelectual. De acuerdo con la UNICEF, alrededor de 200 millones de niños menores de cinco años en el mundo, padecen desnutrición crónica, lo que afectará no sólo su desarrollo físico e intelectual a corto, medio y largo plazo, sino también al de sus familias, comunidades y sociedad en general. De ahí la relevancia en incluir en la dieta de los niños alimentos saludables. Aquí  algunos consejos:

 

  • Generalmente a los niños no les gustan, sin embargo son indispensables en su alimentación, ya que aportan a su organismo vitaminas, minerales y fibra.

Un consejo es variar los colores de las verduras para que les resulten atractivas. También, deja que tu hijo elija las frutas y los vegetales que le gusten comer o que se le antojen probar.

 

  • Proteínas. De acuerdo con los expertos, los niños deben consumir al menos 28 gramos de proteínas al día*. Algunas fuentes saludables de proteína son el huevo, carnes magras, como pollo o pavo, y pescado. El atún es muy importante, dado que su carne contiene más proteína que la de otros animales (de 100 gramos de atún se pueden obtener hasta 24 gramos de proteína).

Una recomendación es enviarles un lunch saludable como el Cupcan de atún Dolores®, ya que gracias a que su envase práctico y hermético, no se derrama en la lonchera. Además de ser divertido, fácil de abrir y cerrar, incluye una cuchara para que lo coman en cualquier momento y cuenta con presentaciones que no contienen picante como: verduras y verduras con mayonesa.

 

  • Pan, pastas, legumbres y cereales, brindan los hidratos de carbono que el niño necesita. Dale a tus hijos productos integrales que también le aportarán fibras y aumentará su ingesta de vitaminas y minerales.

 

  • Beberla es esencial para el cuerpo. La hidratación ayuda a los procesos fisiológicos de la digestión y al transporte de los nutrimentos y sustancias corporales.

Prefiere para tus hijos el agua natural o de frutas frescas en lugar de bebidas azucaradas como jugos o refrescos.

Regresar